LOS MINISTERIOS DE TRANSPORTE Y DEFENSA SUMAN ESFUERZOS PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MARINA MERCANTE ARGENTINA

Desde hace varias semanas los diques del Arsenal Naval Puerto Belgrano albergan a unidades de la flota mercante sometidas a reparaciones de gran envergadura generando cientos de puestos de trabajo en la Región.
Publicado: 22-08-2022

Constituyendo un poco habitual flujo de fondos del sector privado hacia las arcas del Estado Nacional en concepto de prestación de servicios industriales, los talleres y diques de la Armada Argentina ubicados en la centenaria Base Naval Puerto Belgrano (BNPB) se encuentran abocados a la puesta en valor de dos unidades pertenecientes a la Marina Mercante Argentina las que una vez en servicio permitirán agilizar las exportaciones provenientes del polo sojero del gran Rosario.


En diálogo exclusivo con Infobae el Jefe del Arsenal Naval Puerto Belgrano Capitán de Navío Rodrigo Ataún explica, “Las instalaciones del Arsenal Naval (talleres y diques secos) tienen la misión primaria de atender las necesidades de mantenimiento de las embarcaciones propias de la Armada Argentina, ya sean de la Flota de Mar y de la Infantería de Marina”.




Y agrega, “No obstante cuando dentro de la programación de tareas quedan espacios disponibles ofrecemos nuestras instalaciones y mano de obra especializada al sector privado”. Buques cargueros, pesqueros, barcazas y remolcadores son sometidos a reparaciones de mediana o gran envergadura empleando mano de obra propia de la Armada y también procedente de decenas de talleres de Punta Alta y Bahía Blanca.


Según los dichos del jefe naval si se consideran los empleos directos e indirectos que se generan al tener los diques operando a plena capacidad el “derrame” económico beneficia al menos a unos 1300 hogares, incluyendo gastos en hotelería, restaurantes y distintos prestadores de servicios que satisfacen las necesidades de los trabajadores temporarios que arriban a Punta Alta. Además,puertas adentro de la institución es altamente motivador para el personal civil y militar estar activos y sintiéndose parte de proyectos de envergadura.


Según pudo saber Infobae, la empresa propietaria de las embarcaciones que hoy se modernizan en el predio militar, estaba a punto de contratar las tareas en el exterior ante la falta de capacidad de los astilleros privados, pero merced al apoyo brindado desde los ministerios de Transporte y de Defensa se dio la posibilidad de evitar la salida de divisas y la pérdida de empleo de mano de obra nacional.



Consultado por Infobae el Subsecretario de Puertos Vías Navegables y Marina Mercante de la Nación Leonardo Cabrera manifestó, “Considerando a través de esta subsecretaría el Ministerio de Transportes atiende -entre otras cosas- todo lo concerniente a la facilitación del transporte del comercio exterior con el consiguiente beneficio para los productores, estar hoy en la base naval más importante del país viendo avanzar estas obras me causa una profunda satisfacción ya que hablamos de capitales y empresas nacionales que están apostando a desarrollos en el país y creando alternativas logísticas que beneficiarán a la producción nacional. Todo ello justifica el trabajo mancomunado de distintos sectores del gobierno nacional”.

 

La Hidrovía Paraná Paraguay


Cabrera aprovechó el carácter fluvial de las embarcaciones que están siendo objeto de reformas en los diques estatales para referirse al avance de las gestiones en torno a las obras de mantenimiento del principal corredor fluvial del país, “Se está avanzando en la determinación de la profundidad a la que llevaremos al corredor fluvial y que deberá atender a lo que determinen los estudios de impacto ambiental actualmente en curso. Asimismo, en todo lo atinente a las condiciones de seguridad de la navegación que son responsabilidad de la Prefectura Naval Argentina también estamos trabajando en forma mancomunada con esa autoridad marítima.”


La Barcaza Grisel N y el Remolcador Pablo C


Infobae requirió a las autoridades presentes detalles concretos acerca del desarrollo industrial naval que armadores privados confiaron al polo naval estatal.


Las obras en cuestión consisten en la puesta en valor de la barcaza fluvial de gran porte que supo operar antiguamente bajo el nombre de “Alianza C” en una moderna unidad fluvial apta para realizar el alije (traspaso de carga de un buque a otro) de cereales desde sus bodegas a las de buques de gran porte que por cuestiones de calado no pueden salir de los distintos puertos sojeros del Paraná con sus bodegas cargadas a pleno.


La nave tiene 170 metros de eslora (largo) 32 metros de manga (ancho) y una altura de 19 metros. Dado el estado de deterioro que presentaba al ingresar a dique resultó necesario efectuar el cambio de casi 600 toneladas de chapa naval, recambio de la totalidad de sus sistemas de bombeo y de generación eléctrica, timones, tapas de bodega, carenado, pintado y colocación de diversos componentes en su cubierta.  Su porte bruto es de 45.000 toneladas.



Las tareas iniciaron el 1 de julio y se calcula la finalización de estas para fines de setiembre. El proceso de restauración implica además de la intervención del personal civil y militar de la Armada (120 operarios) la participación de 6 empresas privadas de Punta Alta, Bahía Blanca, Azul y Buenos Aires con empleo de al menos 250 personas del sector privado.


Respecto al remolcador de empuje Pablo “C” las tareas mayores encaradas incluyen planta propulsora, líneas de eje, válvulas de casco, sondaje total de la estructura del casco para determinar la necesidad de renovación de chapas corroídas, recorrido de anclas y cadenas y carenado (limpieza del casco) entre otras. 


En este caso, más del 90% de las obras están a cargo de personal naval y el resto se reparte entre distintos actores privados.  El monto total de la inversión supera los US$ 20.000.000.-


Según confiaron a Infobae los propietarios de la barcaza Grisel N y del remolcador Pablo C, una vez en servicio ambas naves, las mismas operarán en conjunto y la misión de estas será la de cargar cereales en puertos de la Hidrovía y trasladarlos a la zona de transferencia de cargas habilitada en el Río de la Plata para completar la carga de navíos de gran calado.


Para que ello sea posible aún resta que la Aduana Nacional, autorice la importación definitiva de un moderno sistema de transferencia de granos denominado “Flexiport” que posibilita cargar un buque cerealero de gran porte a un ritmo de carga equivalente al que se alcanza las terminales portuarias de la Hidrovía.



Asimismo,dado que se trata de la primera vez en la que este sistema de carga será utilizado en aguas argentinas, deberá ser probado en forma previa para obtener las respectivas homologaciones de los distintos organismos nacionales que tienen injerencia en materia de exportaciones vía marítima y que van desde autoridades sanitarias y aduaneras hasta la propia Prefectura Naval. “A pesar de estar a medio camino, estamos convencidos de las ventajas que se obtendrán en todo lo atinente a la logística del transporte y del abaratamiento de costos final que tendrán los productores cuando comience a operar este nuevo sistema de cargas”, indican los navieros consultados.



DEJE UN COMENTARIO







COMENTARIOS RECIBIDOS


No hay comentarios para esta nota.

Buscador



VER ENCUESTAS ANTERIORES


Las más leídas

Ranking de los últimos 30 días



   Reconquista 385, 3er piso - C.A.B.A. - Argentina
   (54-11) 4394-5469 y 4394-5603
   socios@liganaval.org.ar
   secretaria@liganaval.org.ar
   presidencia@liganaval.org.ar
   admin@liganaval.org.ar
   HOME
   NOSOTROS
   ESTATUTOS
   HISTORIA
   AUTORIDADES
   BENEFICIOS
   NOTICIAS Y ACTIVIDADES
   LINKS
   SOCIOS
   SUSCRIBIRSE AL NEWSLETTER
   VER NEWLETTER
   CONTACTENOS
   LIBRO DE VISITAS
   POLITICAS DE PUBLICACIÓN
Diseño web: Trigono